NIGHTINGALE & CO

Comenzando a ser enfermera

Por Laura Cuerpo

Mi nombre es Laura, y soy enfermera. Por fin, después de 4 años de carrera, puedo decir muy orgullosa que he alcanzado esa meta que me propuse hace mucho tiempo. Reconozco que sobre todo en este último año, me he sentido muy ansiosa porque llegara este momento. No había día de prácticas que no soñara con ser la responsable de  mis propios pacientes, con poder ver su evolución desde su ingreso y permanecer más de cuatro semanas en un mismo servicio.

Pero es precisamente ahora,  cuando voy a empezar a trabajar como enfermera, cuando me siento realmente angustiada. Me han enseñado bien, conozco la teoría y lo he puesto en práctica, entonces ¿por qué tengo miedo?

Hace unas semanas me propusieron un contrato de trabajo en una residencia de ancianos. Acepté sin dudarlo, pero luego pensando detenidamente me pregunté: ¿y si no soy esa enfermera que yo tenía en mente?, ¿Y si no he adquirido la práctica necesaria y no sé cómo reaccionar ante situaciones de estrés? Sé que ser enfermera no es ningún juego y conlleva muchas responsabilidades. Es cuidar de personas que en la mayoría de los casos, y sobre todo si se trabaja en un hospital, están enfermas y no han elegido estar ahí.  Cualquier fallo puede ser vital para ellos. ¿Estoy por tanto preparada para dedicarme a esta profesión?

LauraMi miedo llegó a su  cumbre hace poco, cuando una mañana me llamaron del hospital para un contrato ese mismo día, de dos noches en la UCI y una tarde en Urgencias.

El corazón me latía a mil pulsaciones con tan sólo mirar la cantidad de apuntes que tenía en la estantería y que necesitaba repasar a tan sólo horas de mi futuro primer turno.Demasiados fármacos con demasiadas dosis para apuntarme en la pequeña libreta de anillas que las enfermeras solemos llevar en el bolsillo.

Y ahora sé que  ese día me equivoqué. Estaba tan preocupada por las cosas que tenía que repasar que no dejaba hueco a la ilusión. Y cuando llegué al hospital me di cuenta de que una enfermera es mucho más que saberse de “memorieta” los tipos de arritmias o los parámetros de un respirador. Una enfermera ama al ser humano por encima de los conceptos médicos.

Hubo muchas cosas que no sabía por supuesto, pero mis compañeras me ayudaron, me recordaron que todo el mundo pasa por lo mismo al empezar en un servicio que desconoce y que es en la práctica cuando realmente empiezas a aprender.  Esos tres turnos han constituido una experiencia increíble en la que pude disfrutar muchísimo cuidando de mis pacientes.

La semana que viene empiezo a trabajar en la Residencia y, aunque sigo estando nerviosa y continuo repasando el Vademécum, dejo paso a la ilusión. Tengo muchísimas ganas de empezar y darles lo mejor de mí misma a esas personas.

Después de 4 años, por fin, y con mucho orgullo, puedo decir que soy ENFERMERA, y que lo más importante de todo esto, no es terminar con un título, si no el crecimiento personal que este proceso de aprendizaje me ha otorgado.

Esta carrera ha cambiado mis  valores y pensamientos y me ha regalado pacientes que me han enseñado a ver el lado positivo de muchas cosas, me han hecho sentir especial y me han hecho vivir experiencias únicas.

 

escudo lampara

2 pensamientos en “Comenzando a ser enfermera

  1. Vardi

    Hola Laura, empiezo las practicas de enfermería en un centro de salud el dia 8 de Marzo y estoy muy nerviosa. Me siento angustiada, insegura y con continuos pensamientos negativos sobre que fracasaré, no lo haré bien, no sirvo para esto y me he equivocado, no voy a saber hacer nada y todo va a ser un desastre. No se si esto es normal o no, pero me quita el sueño y no me deja disfrutar de lo que viene. Muchas gracias por leerme 🙂

Responder a Mary Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *