NIGHTINGALE & CO

Acaba de terminar la cirugía.

Escrita por Marta Molinos Heres.

Un guiño con el que espero mostrar a algunas personas otra perspectiva y que otras os veáis reflejadas.

Narración rápida de una enfermera de quirófano sobre

Qué sucede entre una operación y otra”.

 

Tras horas de cirugía, termina la operación. Y sigue la intervención de la enfermera de quirófano.

El paciente está a punto de despertar. Ya empieza a “tirar” solo. “¿Y si le pasamos y luego le quitas el tubo?”. Tras la afirmación del anestesista: electrodos y tensión fuera. Vías y resto de “cables” controlados. Vamos. Una, dos y tres.

dsc_0067

“Paco: Está en quirófano, no se asuste, ya está operado: todo ha salido bien”. Le van a extubar. El aspirador de anestesia a mano y funcionando, jeringa de 10 para desinflar el globo del tubo, mascarilla facial localizada. El anestesista pide que no muerda el tubo. Paco le hace caso. Tubo fuera. Limpieza de secreciones: perfecto.

“¿Tenemos la bala? ¿Llamo a “la Rea” o ya has llamado tú?” (…). Salimos dentro de poco, protocolo de traslado: “venti-mask”, bala de oxígeno, “Guedel”, balón resucitador, mascarilla. “¿Quién tiene la historia?”. “Pulsi” fuera. “Nos vamos: ¿cierras tú La Hoja? (…). Apunta también que el blake va con vacío. ¡Hasta ahora! Paco: ya está operado ¿cómo está? (…) Sí, todo ha ido bien. Tranquilo. Respire hondo”.

dsc_0051

“¡Buenas! ¡Otorrino!”. Me señalan el 13, a continuación de la anterior, fenomenal, todos seguidos. Ahí está Dolores, ya tolerando, parece que está bien. Qué movimiento tienen en Reanimación, hoy no es buen día para ellos. Voy encendiendo el monitor mientras le explico a Paco dónde estamos. Pasan los dos segundos que tardan en dejar de la mejor manera posible lo que están haciendo y se acercan a nosotros para recibir a Paco. Tras presentar a mi paciente a la compañera de Reanimación, le cuento quién es Paco, qué le hemos hecho y todos los dispositivos “extra” que lleva. “Hasta luego, Paco, ya verá qué bien le van a cuidar, ¡qué le vaya muy bien! ¡Hasta luego, chicas!”.

Vuelvo a quirófano. “¿No te deja cerrar la hoja? Vaya con Selene… ¡Anda! Ahora sí”. Tenemos que recoger lo antes posible, ya están limpiando. No veo la hoja de la anatomía patológica. “Estos “resis”… ¡Qué bien! Ya estaba yo pensando que se te había olvidado…” Entra el R2 con la hoja de AP. Todo cerrado de este señor. En 10 minutos vuelve a estar el quirófano lleno.

Mi compañera está cerrando las cajas de la última cirugía, contando pinzas, mosquitos, crilles y demás, pienso en la próxima intervención, ¿tendremos la caja esa localizada ya? Sí, mi compañera lo ha preparado todo mientras el ordenador no la dejaba hacer las hojas y Mari ponía a punto el instrumental, qué suerte contar con compañeras así.

dsc_0002

Voy a la “Pre” a saludar a la próxima. “¡Buenos días, Ana! ¿Ya pasó lo peor? Nosotros vamos muy bien, a ver si salimos antes de las tres. ¿Esa es la mía? (…) ¿Ya han venido a verla? (…) ¿Algo que contarme? (…)”. Me alejo de Ana y me acerco a conocer a la próxima persona que vamos a atender.

Cogiendo la historia y confirmando su nombre saludo mientras leo el informe de anestesia, los consentimientos, la analítica, el “electro”… Empieza mi pequeña entrevista:

“Buenos días, Amparo. Soy Marta, una de las enfermeras que va a estar con usted en quirófano –le doy la mano-. Dígame su nombre y sus apellidos (…). ¿Fecha de nacimiento? (…) ¿De qué la vamos a operar? (…) Fenomenal.

¿Cómo está? (…) ¿Es la primera vez que viene a quirófano? (…) ¿Viene en ayunas? (…) ¿Cuándo fue la última vez que comió o bebió algo? (…) Así que desde anoche la tenemos castigada, ¿Ha dormido bien esta noche? (…) ¿Es alérgica a algo? (…) ¿Tiene alguna enfermedad: diabetes, hipertensión…? (…) ¿Toma medicación para algo? (…) ¿Hoy se la ha tomado? (…) ¿Fuma, bebe alcohol o toma otra sustancia? (…) ¿Cuánto? (…) ¿Se ha quitado toda la ropa? (…) ¿Incluida ropa interior y calcetines? (…) ¿Lleva prótesis dental, audífono o algo que se pueda quitar? (…) ¿Reloj, pulseras, pendientes, anillos? (…) Tenemos que quitarlo todo.

Me ha dicho que ya conoce el quirófano, ¿de qué se ha operado? (…) ¿Cuándo fue la última cirugía? Ya sabe que le vamos a pasar a otra sala en la cama en la que está ahora: es por ese pasillo hasta llegar al quirófano, y ahí la voy a estar esperando yo. Vamos todos tapados con mascarillas: damos un poco de miedo pero no se asuste, que debajo estamos nosotros trabajando para usted. Entonces la cambiaremos a una cama más estrecha, dura y fría, pero no se preocupe: que le vamos a poner una manta de aire caliente y verá qué bien va a estar. Le llenaremos de cables: es lo normal. Pero ya no le vamos a hacer más daño, por esta vía que le ha colocado mi compañera le pondrán la anestesia, usted piensa en algo agradable y ya no se va a enterar de nada. ¿Está tranquila? (…). ¿Quiere preguntar algo? (…). ¡En un ratito la veo!”.

dsc_0012-copia-2

Me alejo de mi paciente y me acerco a Ana. “Nosotras estamos, cuando digan: que la pasen. Voy a ver cómo va Limpieza”.

Suelo seco: a meter lo preparado y ultimar. Colocar el quirófano, mesas, aspiradores. Revisión de tubos, cánulas orofaríngeas, laringoscopio, pulsioxímetro con luz, esparadrapo, jeringa para el tubo, fríos, aspirador, “Bougie”… Parece que está todo.

dscf6409

“¿Por vosotros se puede pasar? (…) Ana, pasamos ya a Amparo ¿vale? (…) ¡Chicos! ¡Arturo! ¡Belén! ¡Un celador para pasar al 5!”.

“¡Buenos días, otra vez, Amparo! Ya estamos aquí (…). Vamos a cambiar de cama, sujete esa sábana, cuando le diga mi compañero. ¿Puede pasar a esta otra cama usted? (…). Bocarriba, arrastrándose, poquito a poco, muy bien. ¿Tiene frío? (…).

Le vamos a llenar de cables. El manguito que le acabo de poner en el brazo, le va a apretar, es para tomarle la tensión. Un montón de pegatinas, pero ya no le vamos a hacer más daño, déjeme un dedo… Muy bien. ¿Está tranquila? (…). Esta pegatina que le voy a poner ahora en la frente, parece que pincha, pero es por unas esponjas que lleva, realmente no hace daño.

¿Qué tubo vamos a querer?” (…). Todos nos ponemos más serios.

Último vistazo: todo preparado. “¿Quién preoxigena? Amparo, esto es sólo oxígeno, respire hondo y muy tranquila, ¿ya sabe con qué va a soñar? (…). Pues vaya pensando en todos los detalles, que el doctor la lleva”.

La paciente ha llegado al quirófano, la hemos ayudado a pasar de su cama a la mesa de quirófano, hemos procurado el máximo confort para que esté lo más cómoda y segura posible. Está monitorizada. Mientras, mi compañera empieza a “abrir el campo” y echa lo que prevé necesario para la cirugía, a continuación, se va a lavar.

El anestesista comienza a medicar al paciente, explicándole que puede que se maree un poco, informándole de que si le escuece un poco la vía es normal, e invitándole a dejarse llevar. Le susurro “Todo va a ir bien, Amparo, se va a dormir y se va a despertar muy tranquila”.

dsc_0081

Amparo ha perdido la conciencia. Se ventila bien. El anestesista se coloca en posición y empieza a pedir todo lo necesario: “Laringo”. Tubo. “¿Bajo algo? (…). ¿Hincho el globo?” (…). Sujeto el tubo mientras él se pone a comprobar que todo está en orden: un pulmón, otro. “¿Todo bien? (…). El esparadrapo. Tubo fijado. Todo bien.

Seguimos. Pongo la placa del bisturí. Entra mi compañera. “¿Te has echado los guantes? (…) ¿Y los de ellos? (…) No pasa nada, ahora les pregunto qué llevan”. Le abrocho la bata. “¿En qué cápsula quieres la clorhexidina y el suero?”, se lo echo donde me indica mientras ella coloca todo el instrumental y material fungible.

“Doctores ¿qué guantes quieren?”, se secan las manos, se ponen las batas, mientras les echo los guantes, abrocho las batas. Mi compañera les pone los guantes. Descubro la zona a intervenir. Empiezan a pintar, “pañean”, colocamos la mesa del instrumental en la posición que mantendrá durante la cirugía. Vamos con los cables: conecto bisturí, aspiración…

El cirujano pregunta: “¿Podemos empezar?”. Anestesia responde: “Podéis”. “Bisturí”, “bisturí”. Empieza la cirugía.

Cuando el ordenador queda libre, comienzo a hacer la hoja de circulante y a registrar el trabajo realizado.

Tras horas de cirugía, termina la operación. Sigue la intervención de la enfermera de quirófano. La paciente está a punto de despertar.

 

¿Puedo decir que esto es solamente el punto de vista de una de las enfermeras de quirófano? Ya que la cadena es enorme y esto es una pieza del puzzle. Habría que escuchar a otras de las personas que trabajan en ese momento para hacernos una idea más completa de qué sucede.

Dentro de cada cirugía normalmente hay dos enfermeras con muchos más actores: una enfermera de preanestesia o prequirúrgica, un auxiliar, un celador, una limpiadora, uno o dos cirujanos y un anestesiólogo con sus respectivos médicos residentes, técnicos de rayos… Todos compañeros que trabajando juntos a diario intentan resolver (y se resuelven) algunos problemas de salud para mejorar la calidad vida de las personas.

Además, los cuidados de enfermería empiezan mucho antes y terminan mucho después:

  • Con la consulta de enfermería, la educación para la salud ofrecida desde el preoperatorio (entrevista, extracción de la analítica, realización del electrocardiograma, consejos y recomendaciones, etc.
  • Con la recepción del paciente en el ingreso (en la Unidad de cirugía mayor ambulatoria o en la Planta de Hospitalización) y sus respectivas actuaciones.
  • Con los cuidados en el postoperatorio tanto en la Reanimación y UCI, como en la planta, de forma ambulatoria y/o en el domicilio.”

Pues ya lo he dicho. 😉

Gracias por vuestro tiempo.

9 pensamientos en “Acaba de terminar la cirugía.

  1. Manuel Ángel García Gutiérrez

    Me ha encantado estén relato tan detallado del antes durante y después de una intervención quirúrgica, me alegra mucho saber que estamos en buenas manos y de unos profesionales en los cuales confiamos nuestras vidas.

  2. Paula

    Como enfermera instrumentista en Reino Unido, añado que a la vuelta de Rea me toca coger la fregona y la valleta y ponerme a limpiar quirofano con enfermera circulante y auxiliar!! Corriendo para asegurarme que todos mis sets están bien antes de que entre el siguiente paciente.

    PD: las condiciones laborales de españa son injustas, pero nuestro sistema no es tan malo como creemos.

    En Inglaterra friego quirófanos, instrumento, circulo; en España estoy en la lista del paro.

  3. Maria del Carmen Del Cid Estevez

    Es tal y como lo dicen con sus pros y sus contras y la verdad es que gracias a ell@s much@s estamos aquí leyendo y haciendo un comentario son grandes profesionales y con grandes sentimientos hacia los que nos ponemos en sus manos

  4. José María Minguillón Buscató

    Mientras he estado leyendo el relato, me ha venido a la mente las veces que he estado en un quirofano, (sobre unas ocho veces) y he vuelto a vivir esos momentos antes y después de la intervención, y gracias a Dios y por supuesto al personal sanitario todo perfecto. Gracias por vuestro trabajo.

  5. Laura jato cruz

    Genial y muy real ,soy una anestesista jubilada y aun me emociono al leer esto,es como si me inyectaran un estimulante ,tanto disfrute con mi trabajo a pesar de las noches en vela y los días sin horarios para nada ,felicitaciones a todos por la labor

  6. Laura

    Buenisimo Marta !! Enhorabuena, m ha hecho sentir como si estuviera trabajando ahora mismo, las conversaciones, la consecución d los eventos, ….todo súper real !!

  7. Tomy

    Marta muchas gracias por compartir con todo el mundo tu trabajo diario….muchas personas están viendo la rutina de todos nosotros a través de nuestra impresiones escritas..

  8. Raquel Franco

    Excelente redacción que nos brinda la oportunidad de hacernos una idea de este proceso complejo, integrado de personas, recursos… para llevar a cabo el objetivo de una cirugía con éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *