NIGHTINGALE & CO

Electrolitos, información útil para enfermería.

Presentamos algunos de los electrolitos que os podéis encontrar en vuestras unidades, no están todos y prometo ir ampliando, pero los que están son de uso frecuente, la información que se recoge está recopilada de fichas técnicas, bases de datos como UpToDate y Pubmed. No hay información inventada ni opiniones.

Espero que sea de utilidad en vuestro trabajo y muchas gracias por seguirnos.

Cloruro sódico:

El sodio es el principal electrolito del líquido extracelular. Su principal papel es el control de la distribución del agua en todo el organismo y el mantenimiento del equilibrio normal de los líquidos.

IMG_3303

Cloruro sódico (NACL) se presenta en ampollas de 10ml con una concentración del 20% (2gr/10ml).

Composición:

Captura de pantalla 2016-08-13 a las 10.27.47

Este producto se debe administrar siempre diluido y la dosis ajustada al perfil electrolítico.

El balance de sodio no debe restablecerse demasiado deprisa, la corrección demasiado rápida puede tener graves efectos adversos neurológicos, incluyendo desmielinización osmótica.

La administración excesiva de sodio causa hipernatremia, cuyo efecto más serio es la sobrecarga circulatoria con aumento de la presión osmótica del compartimiento extracelular; esto llevaría a la deshidratación de los órganos internos, especialmente el cerebro, que puede desembocar en trombosis y hemorragias.

Los efectos adversos generales del exceso de sodio en el organismo incluyen nauseas, vómitos, diarreas, calambres abdominales, salivación reducida, sed, sudoración, fiebre, hipotensión, taquicardia, insuficiencia renal, edema periférico y pulmonar, irritabilidad, debilidad, temblores y rigidez muscular, convulsiones, coma y muerte.

No debe administrarse junto con anfotericina B

En caso de extravasación puede producirse flebitis o trombosis venosa.

 

Fosfato dipotásico:

Se presenta en ampollas de 10ml con solución inyectable que contiene 1742mg de fosfato dipotásico.

El fosfato dipotásico aporta fósforo iónico suplementario para corregir la depleción de este elemento, por otra parte el aporte de fosfato hace disminuir la calciuria y mejora el balance mineral.

IMG_0569La sobredosificación puede dar lugar a los cuadros metabólicos descritos: hiperpotasemia, hipocalcemia, hiperfosfatemia que se corregiran con las medidas adecuadas según el caso.

La hiperpotasemia se manifiesta con confusión, cansancio o debilidad, arritmia cardíaca, bradicardia, ansiedad inexplicable, debilidad o pesadez de piernas.

El fosfato dipotásico es incompatible al ser disuelto con las soluciones de Ringer, Ringer Lactato y Dextrosa 10% más Cloruro sódico 0,9%.
A la solución de fosfato dipotásico no se le puede añadir dobutamina pues se forman precipitados.

Es compatible con soluciones glucosadas al 5% y 10%, ClNa al 0,9% y 0,45% y Lactato sódico 1/6 M. También es compatible durante 24 horas a 22oC con las soluciones de nutrición parenteral.

El fosfato dipotásico es compatible con la adición de sulfato magnésico, metoclopramida, verapamil, cefalotina y ceftazimida; en paralelo (perfusión en Y) es compatible con: ciprofloxacino, diltiazem, enalaprilo, esmolol, famotidina, labetalol, vinorelbina y zidovudina.

Administración intravenosa en perfusión previa dilución, como mínimo con una cantidad igual de diluyente. Úsese únicamente si la solución está clara. Si no se usa todo el contenido, deséchese el resto.

 

 

Gluconato cálcico:

El calcio es un importante activador en numerosas reacciones enzimáticas, interviene en numerosos procesos fisiológicos como: en la función cardiaca normal, función renal, respiración, coagulación sanguínea y en la permeabilidad capilar y de la membrana celular. Es esencial para el funcionamiento de órganos aislados, en especial el corazón, es inotrópico positivo, potencia los efectos de los cardiotónicos y antagoniza la depresión cardiaca inducida por el potasio y el magnesio. Es vasodilatador, amortigua el peristaltismo intestinal.

IMG_3448

El suplemento de calcio de administración IV, está indicado para hipocalcemia o como complemento de la nutrición parenteral. Los valores plasmáticos normales de calcio son 2,1-2,6mmol/L. Se presenta en ampolla de plástico de 10ml al 10% (93mg, 2,32mmol, 4,65mEq de calcio en cada ampolla) cuidado con esta presentación, es la única que se comercializa en España con el nombre de Suplecal® y no viene indicado la cantidad en mg ni el porcentaje en la etiqueta. Confundirlo por cloruro cálcico supone poner la mitad del calcio. No se puede mezclar con el sulfato de magnesio ya que se antagonizan mutuamente sus posibles efectos. Se puede diluir en SSF, SG5%, RL. Nunca diluir en bicarbonato.

Se puede administrar en Y con: amiodarona, cefazolina, cefepime, ciprofloxacino, cisatracurio, dobutamina, docetaxel, doripenem, adrenalina, famotidina, fenoldopam, fentanilo, furosemida, heparina, labetalol, linezolid, midazolam, pancuronio, piperacillin/tazobactam, CLK, propofol, remifentanilo, vecuronio.

Es incompatible con: Anfotericina B, bicarbonato sódico, soluciones lipídicas, sulfatos, fluconazol, indometacina, lansoprazol, magnesio.

Las sales de calcio son parcialmente compatibles con el fosfato de potasio en soluciones de nutrición parenteral. Por ello, debe tenerse en cuenta el orden de adición de estas sales a las mezclas destinadas a nutrición parenteral. En estos casos, para garantizar la estabilidad de la mezcla final, el fosfato debe añadirse primero que el calcio.

Suplecal® solución inyectable es incompatible con soluciones que contengan fosfatos, oxalatos o carbonatos/bicarbonatos ya que puede producirse precipitación del ion calcio. El sulfato de magnesio, la estreptomicina y las tetraciclinas son incompatibles con las soluciones de calcio, ya que forman compuestos insolubles.

Las sales de calcio causan irritación en las venas. Se deben administrar lentamente por una vena gruesa, con el fin de evitar una extravasación de la solución de calcio a los tejidos circundantes produciendo necrosis. Los pacientes pueden presentar tras la administración intravenosa: sensación de hormigueo, sensación de opresión u oleadas de calor y alteraciones en el sentido del gusto, experimentando sabor a calcio o a tiza.

Si se produce la extravasación, se debe detener la administración IV, aspirar por la vvp el resto que quede, no lavar la vía con suero. Por último retirar la vvp y para reducir la irritación se administra hidrocloruro de procaína al 1%, con inyecciones subcutáneas en 5 puntos alrededor de la zona de 0,2ml cada una. Administrando un total de 1ml. También puede ser adecuado el uso de frio seco local y elevar la extremidad.

Una rápida administración intravenosa de las sales de calcio puede causar vasodilatación, disminución de la presión sanguínea, bradicardia, arritmias cardiacas, síncope y paro cardiaco.

 

Cloruro cálcico:

(2,1-2,6mmol/L) Es un suplemento de calcio de administración IV, está indicado en hipocalcemia severa, en parada cardiaca no respondedora a adrenalina, arritmias severas asociadas a hiperpotasemia, hipermagnesemia o hipocalcemia o en caso de toxicidad por bloqueantes de los canales del calcio.

Se presenta en ampolla de cristal 10ml al 10% (182mg / 4,56mmol / 9,12mEq de calcio en cada ampolla) es importante observar que contiene el doble de Ca. que el gluconato cálcico.

Se puede diluir en SSF, SG5%, RL. Nunca diluir en bicarbonato.

Se puede administrar en Y con: amiodarona, cefazolina, dobutamina, epinefrina, morfina.

Es incompatible con: Anfotericina B, soluciones lipídicas, propofol, sulfatos, bicarbonato sódico.

La inyección de cloruro de calcio es irritante en las venas y no debe inyectarse en tejidos, ya que puede producir necrosis grave o esfacelo. Se debe tener precaución para evitar la extravasación o la inyección accidental en tejido perivascular. Si se produce la extravasación, se debe detener la administración IV, aspirar por la vvp el resto que quede, no lavar la vía con suero. Por último retirar la vvp y para reducir la irritación se administra hidrocloruro de procaína al 1%, con inyecciones subcutáneas en 5 puntos alrededor de la zona de 0,2ml cada una. Administrando un total de 1ml. También puede ser adecuado el uso de frio seco local y elevar la extremidad.

IMG_0383

 

Cloruro potásico:

El potasio es el principal catión en la mayoría de los tejidos corporales. Participa en numerosos procesos fisiológicos esenciales, incluyendo el mantenimiento de la tonicidad muscular, la transmisión del impulso nervioso, la contracción muscular cardiaca, esquelética y lisa, así como el mantenimiento de la función renal y del equilibrio acido-base, siendo vital para alguno de estos procesos el mantenimiento de un gradiente de potasio en el interior y el exterior de la célula .

Tras su administración intravenosa el potasio se incorpora activamente al interior de la célula donde su concentración es unas 40 veces superior a la del exterior. Los valores plasmáticos normales de potasio son 3,5 – 4,5mmol/L.

Sin embargo, las concentraciones plasmáticas no son un indicador seguro de las concentraciones celulares de potasio; puede haber déficit intracelular sin que los niveles plasmáticos desciendan.

El potasio se excreta por el riñón, siendo filtrado por el glomérulo, reabsorbido en el túbulo proximal y secretado por el túbulo distal donde es intercambiado por el sodio, estando influida también su secreción por la concentración de cloro, el equilibrio ácido-base y las hormonas suprarrenales. En condiciones normales y con dieta libre se excretan unos 40-50 mEq de potasio al día, que pueden aumentar hasta 80-90 mEq diarios en pacientes postquirúrgicos o sometidos a tensiones emocionales con función renal normal.

 

IMG_3197

Se presenta en ampollas de plástico (10mEq/10ml)

IMG_3196

Se presenta en ampollas de plástico (20mEq/10ml)

IMG_3444

Se presenta en ampolla de cristal 1 molar (1M) de 10ml (1mEq/ml)

Generalmente se recomienda una concentración de 20 a 40 mEq/l sin sobrepasar nunca los 80 mEq/l.

En función de la gravedad de la hipopotasemia el flujo de infusión puede variar desde 10mEq/h a 40mEq/h. Se puede diluir en SSF, SG5%, RL.

Se puede administra en y con: Aciclovir, amiodarona, ampicilina, atropina, gluconato cálcico, clorpromazina, ciprofloxacino, cisatracurio, dexametasona, digoxina, dobutamina, dopamina, droperidol, adrenalina, fentanilo, furosemida, gentamicina, heparina, insulina (regular), labetalol, levofloxacino, lidocaina, linezolid, sulfato magnesio, morfina, neostigmina, nitroglicerina, nitroprusiato, noradrenalina, ondasetrón, pancuronio, pantoprazol, piperacillin/tazobactam, procainamida, propofol, propranolol, remifentanilo, escopolamina, bicarbonato sódico, sucinilcolina, vasopresina.

En concentraciones > 0,1 mEq/ml es vesicante/irritante, comprobar antes de la infusión que el acceso venoso es permeable. Si se produce la extravasación, se debe detener la administración IV, aspirar por la vvp el resto que quede, no lavar la vía con suero. Por último retirar la vvp y para reducir la irritación se administra hidrocloruro de procaína al 1%, con inyecciones subcutáneas en 5 puntos alrededor de la zona de 0,2ml cada una. Administrando un total de 1ml. También puede ser adecuado el uso de compresas frías y secas sobre la zona, elevar la extremidad.

La utilización concomitante de sales de calcio parenterales puede favorecer la aparición de arritmias cardiacas y la administración simultanea de insulina o bicarbonato favorece la incorporación del potasio al interior de la célula, pudiendo aparecer una hipopotasemia sérica pero con niveles intracelulares normales e incluso elevados.
Sulfato de magnesio (Sulmetin®):

El magnesio disminuye la acetilcolina en las terminaciones nerviosas motoras y actúa sobre el miocardio enlenteciendo el impulso del nodo SA, aumentando el tiempo de conducción. El magnesio es necesario para la entrada o salida de calcio, sodio, y potasio de las células, así como la estabilización de las membranas excitables. Magnesio intravenoso puede mejorar la función pulmonar en pacientes con asma; causa relajación del músculo liso bronquial independiente de la concentración sérica de magnesio.

IMG_3449

Los valores plasmáticos normales de magnesio son 0,7 – 1,5mmol/L. Está indicado en el tratamiento y prevención de hipomagnesemia. Tratamiento de torsades de pointes, arritmias atribuidas a hipomagnesemia. Se utiliza como anticonvulsivante en eclampsia y preeclampsia. Se presenta en ampolla al 15% (1,5g/10ml) cada ampolla contiene 147,9mg = 6,09mmol = 12,18mEq de magnesio.

Se puede diluir en SSF, SG5%, RL. Es incompatible con soluciones lipídicas al 10%, cloruro cálcico, gluconato cálcico.

 

Bibliografía:

  • Gahart BL, Nazareno AR. 2015 intravenous medications: a handbook for nurses and health professionals [Internet]. 2015 [cited 2015 Aug 16]. Available from: https://www.clinicalkey.com/dura/browse/bookChapter/3-s2.0-C20100686779
  • Hurst S, McMillan M. Innovative solutions in critical care units: extravasation guidelines. Dimens Crit Care Nurs DCCN. 2004 Jun;23(3):125–8.
  • Villa Alcazar LF. Medimecum: guía de terapia farmacológica. [S.l.]: Adis; 2008.
  • Kraft MD, Btaiche IF, Sacks GS, Kudsk KA. Treatment of electrolyte disorders in adult patients in the intensive care unit. Am J Health-Syst Pharm AJHP Off J Am Soc Health-Syst Pharm. 2005 Aug 15;62(16):1663–82.
  • Weiss-Guillet E-M, Takala J, Jakob SM. Diagnosis and management of electrolyte emergencies. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab. 2003 Dec;17(4):623–51.
  • Ariyan CE, Sosa JA. Assessment and management of patients with abnormal calcium. Crit Care Med. 2004 Apr;32(4 Suppl):S146–54.
  • Castells Molina S, Hernández Pérez M. Farmacología en enfermería. Madrid, [etc.]: Elsevier; 2007.

4 pensamientos en “Electrolitos, información útil para enfermería.

  1. Raquel

    Excelente!! Pero echo en falta el acetato a primera vista y el fosfato monosodico y como se pueden combinar entre ellos para que no precipiten.
    Gracias por compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *