NIGHTINGALE & CO

Ser persona migrante en un país en desarrollo: enfermera en Benín.

Hace unas semanas me pidieron que escribiera unas líneas sobre mi experiencia como persona que ha marchado fuera de su país un tiempo a “buscarse la vida”: ser una persona migrante. Aquí os dejo parte del relato que escribí para otra revista. Las experiencias son muy diferentes en función de las circunstancias y motivos que te obligan a moverte,así como la situación personal y el país de destino, esta es una historia más…

Moverse de un país a otro implica estar abierto a adaptarse, si no, no te vayas. Sea el motivo que sea el que nos empuje a tomar una decisión así , creo que esta es una premisa a tener en cuenta para hacer  la experiencia lo menos traumática posible. Hoy, os escribo como enfermera migrante que estuvo un año en un país en desarrollo vinculada a la Sociedad de Misiones Africanas [1] (SMA) en un proyecto misionero.

DESTINO: Norte de Benín, país de África subsahariana,  zona rural de sabana cerca de Níger.  Con un clima tropical árido y  temperaturas elevadas, no posee grandes riquezas naturales.

MOTIVOS :  Compromiso con la SMA para trabajar en un hospital para gente sin recursos .  No me vi obligada a ello por razones de trabajo, familiares, conflictos bélicos o políticos : me fui porque quise y pude elegir. Muchos otros no pueden decir lo mismo, soy consciente de ello.

ESTANCIA: Me marché con mucha ilusión, aun sabiendo que dejas familia, amigos, trabajo,… Lo primero que choca son los olores, los colores, las casas , las comidas. Antes de irme, había estudiado  sobre cultura, tradición ,salud, enfermedad, etc., del país y las gentes donde iba a vivir, pero aún así, al inicio  te das cuenta de lo poco que sabes. Empezar a mezclarte con las personas , trabajar codo con codo, te hace partícipe de la vida de los demás y a ellos de la tuya. Día tras día te vas  familiarizando con  las “formas” del otro.

Al llegar  hay que aprender a vivir  con el hecho de  “ser blanca”. En el norte no es muy común ver blancos cuando vas de visita a los pueblos para trabajar. Resulta curioso que  los niños pequeños se asusten  al verte, poco a poco se van acostumbrando, pero asombra la primera vez que te ocurre, porque uno piensa que no puede atemorizar a nadie sólo por su color de piel. Recuerdo la conversación con un compañero del hospital, que se iba los viernes a ver a la familia en moto. Realizaba un viaje  de dos horas  sin casco y sin gorra, en ocasiones a temperaturas de 35-40ºC . Y yo le “reñía ” porque podía coger una insolación o sufrir un golpe de calor. Riéndose me contestaba: “Piluqui ( era mi apodo) ¿has visto mi pelo?, ¿has tocado mi piel? …yo no soy como tú. Estoy hecho para aguantar esto”. Aunque sigo pensando que era demasiado calor para cualquiera, creo que tiene toda la razón, hay aspectos que por el contexto, naturaleza y estilo de vida nos hacen  diferentes, hay que asumirlo para establecer una relación normal, pero sabiendo que en dignidad, derechos y obligaciones somos iguales.

En el hospital. Foto: @mipili75

Foto 1 : en el hospital. @mipili75 .

Me marché con 13 años de experiencia  como enfermera, pero  tuve que aprender de nuevo. Ni el manejo del paciente  ni  los recursos disponibles son iguales. Ejemplos básicos:  aquí si curas una herida y haces un vendaje lo acabas con esparadrapo , allí  el calor lo despega ,  acábalo con un nudo y será mucho más práctico;  enfermedades que aquí son crónicas , como la diabetes, allí no hay medio de atenderlas, la insulina es cara y nuestro hospital no tenía recursos para darlo, por lo que se reduce mucho la esperanza de vida de quien la padece. Y así, podría enumerar muchos más ejemplos.

Otro aspecto del que hablar es el concepto de tiempo. Al comienzo , me preguntaba  por qué hacíamos una pausa en el trabajo para comer y dormir una hora de siesta (mejor hacer todo de continuo y salir antes ). Con los meses, entendí  que el calor agota a la persona en sentido “literal”, se lleva gran parte de tu vitalidad ,de tus fuerzas, y ,  en el hospital, salvo que tuvieras guardia, comprendo  que  el resto del personal descansara de 12h a 14h para continuar por la tarde.

Los taxis: un transporte diferente. Uno piensa que cuando viaja en taxi sale a una hora y llega a otra. Gran error, la realidad es que tu llegas a la parada del taxi, cuentan contigo para una plaza, pero no sabes a qué hora saldrás, porque hasta que no se llene, el coche no sale ( puedes esperar horas). Y, ¿cuántos viajeros iréis? piensa que donde tú no meterías más de cinco, allí pueden coger hasta once, y resulta interesante la relación que estableces. Por no hablaros de la mercancia que se puede llevar en el taxi (foto 2).

Taxi

Foto 2 : Taxi. @mipili75

Podría hablaros de las comidas, los sabores, esa pasta de ñame que mezclada con la salsa está para chuparse los dedos , el yogur congelado en los puestos de la calle, la carne seca,…, todo esto como pequeños placeres que algunos días me permitía. Al principio ,al ir a los pueblos ( hacíamos promoción de la mujer y formación con ellas), te cuesta entender el concepto de limpieza, cuando todo está lleno de polvo. Con el paso de los meses, eres capaz de diferenciar lo limpio y ordenado del caos y la suciedad en las casas, a pesar de que la arena y el polvo estén presentes todo el año por la región geográfica en la que me hallaba.

En el trabajo en los pueblos, la acogida era con una canción, oración, o gesto de bienvenida (foto 3). Todo por recibir al que viene de la mejor forma posible y aunque la forma pueda asombrar en un primer momento, acabas sintiéndote a gusto. Este trabajo “de campo” con las mujeres me ayudó a comprender el papel de la mujer en la familia, su importancia en la salud de la población como agente de salud.

trabajo en los pueblos

Foto 3: acogida en uno de los pueblos. @mipili75

Esto es fácil de entender si tenemos en cuenta que:

  • la mujer va a ser la encargada de hacer  la comida, por tanto, de que los alimentos estén en buenas condiciones, y de que sean adecuados como nutrientes ( cuando las condiciones y recursos lo permitan)
  • ella va en busca del agua, luego es la responsable de que se encuentre en condiciones adecuadas de ingesta
  • la mujer recoge la casa, el “patio”, así vemos cómo la  limpieza e higiene de la comida, casa y poblado va a depender de ella
  • responsable de los niños, se ocupará de que estos se alimenten bien, se laven,descansen,… es decir, puedan llevar una vida sana.

El encuentro, trabajo y oración con personas de otros credos ( musulmanes y de religión tradicional) son otros recuerdos gratos que me traje. La realidad diaria te permite conocer en una misma familia personas de distinto credo conviviendo y respetándose. Ejemplo de ello era el hospital donde estuve inserta, hospital de la iglesia ,donde el médico y el director del centro eran musulmanes, así como otro personal era cristiano y otro de religión tradicional. El diálogo, el respeto y la convivencia de una manera sencilla eran palpables y en los tiempos que corren creo que merece la pena, al menos,  mencionarlo.

En resumen, puedo decir que fue una experiencia positiva aunque estando lejos te das cuenta, o al menos ese fue mi caso, de lo dentro que llevas a la gente con la que has crecido, los sabores que han construido tu paladar, y la sociedad donde has nacido. Esto que me identifica como persona e individuo, pero no merma la capacidad de adaptación allí donde uno decida marchar.

Actualmente me toca conocer la realidad desde el otro lado, la realidad de los que “vienen”. Colaboro con Karibu [2] en el dispensario médico que tiene en Madrid para la atención sanitaria de personas africanas que arriban a España. Haber sido persona migrante me ha ayudado a abrir  los ojos para tratar de entender al que llega , cuando se encuentra indefenso ante situaciones que le toca vivir en una sociedad que no es la suya. “Forasteros” lo hemos sido todos cuando  salimos fuera.

Estas son nuevas experiencias, pero esas quedan para otro día.

Un saludo.

Webs de interés:

[1] www.misionesafricanas.org

[2] www.asociacionkaribu.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *