NIGHTINGALE & CO

La teoría de los pocos en UCI

teoria

Autor: Enrique García García

Enfermero, UCI Hospital Universitario de Fuenlabrada 

Un momento, no os volváis locos pensando que esa teoría no la conocéis y os pongáis a buscarla en google. Me la acabo de inventar. ¿A qué me refiero con “la teoría de los pocos”?.  Es sencillo, me refiero a eso que se dice de muchos pocos hacen un mucho.

Después de más de 20 años trabajando como enfermero en UCI (sin especialidad, que no existe…) me he dado cuenta de que el trabajo de enfermería en esta unidad, se divide en el “mucho” y en los “pocos”. El mucho es todo nuestro trabajo derivado directamente de la causa por la que ingresa el paciente. Es decir, la patología o los síntomas que presente, van a marcar todo nuestro trabajo: técnicas, medicación, vías, respiradores, etc, y por supuesto todos los cuidados de enfermería derivados. Como ejemplo un paciente con problemas respiratorios que precisa intubación orotraqueal, ventilación mecánica, determinado modo de ventilación y todos los cuidados de enfermería del paciente intubado.

Y así ya tenemos el mucho organizado. Es hora de pasar a los pocos.

¿Cuáles son? Es sencillo. ¿Tenemos organizado el mucho?, pues preguntémonos ¿qué puedo hacer para mejorar el estado del paciente o para evitarle daños relacionados con ese mucho?

Aquí podemos englobar todas aquellas medidas que no se derivan directamente del problema primario del paciente y que en su mayor parte, no estarán protocolizadas en la unidad, pero que “a pocos” contribuyen a la mejoría del paciente.

Existen unos “pocos” que de un tiempo a esta parte han aparecido de forma institucional. Me refiero a los proyectos Zero. Los que cuidáis en UCI ya los conocéis. Estos proyectos intentan evitar complicaciones al paciente derivadas de su estancia en UCI y las técnicas usadas allí. Tienen pequeñas medidas estandarizadas que han demostrado su eficacia.

Más recientemente han aparecido otros “pocos” ayudados por las redes sociales. Me refiero a proyectos como el de humanización o el de sueñon. Estos no presentan medidas tan estandarizadas, pero sí hacen una gran labor de concienciación entre el personal.

Después están los “pocos” que no están protocolizados, ni estandarizados y que pertenecen casi al “arte” del enfermero en UCI. Aunque no deberían estar en este cajón, ya que son medidas basadas en la evidencia.

Empecemos hablando de la extracción de muestras sanguíneas. “Un 37% de estos pacientes se transfunde durante su estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), y un 73% si la estancia se prolonga más de una semana”. Según S. R. Leal Noval, M. Muñoz Gómez y A. Campanario García. Vale, y ¿qué puede hacer la enfermería sobre esto? Está claro, “poco”. Pensemos en ese poco. Por ejemplo, hay estudios que dicen que en la extracción de muestras sanguíneas por el catéter arterial, debemos desechar entre 2 y 3 cc de sangre para evitar resultados erróneos. Pues ajustémonos a esos valores. Si para asegurarnos desechamos 4 cc de sangre, es decir 1 cc de más, a 5 analíticas al día a 7 días por semana a 4 semanas: 140 cc (un concentrado de hematíes 240 cc aproximadamente). Aquí tenemos un “poco” de 140 cc de sangre.

En un paciente con hemofiltro, nuestro objetivo debe ser la eficacia y la eficiencia. Es decir, si cambio el set demasiado pronto tiro dinero, si lo cambio demasiado tarde, tiro sangre (según el tipo de set hasta 1 concentrado de hematíes). Por eso a 150 de presión transmembrana debemos plantearnos ir pensando en cambiar el set, a 200 tenemos que retornar la sangre ya. Otro “poco”.

Otro ejemplo de “poco” en sepsis: “Cada hora de retraso en la administración del antibiótico, durante un periodo de estudio de 6h, se asociaba a un descenso en la supervivencia del 7,6%” según J. González-Castillo, F.J. Candel y A. Julián Jiménez. Este retraso puede ser porque el médico no lo ha prescrito, porque la enfermera no lo ha administrado o farmacia no lo ha facilitado. Otro “poco”.

Y podemos seguir durante un buen rato. El “poco” que hace el apoyo psicológico al paciente, el mostrarse comprensivo, mostrar seguridad en tu trabajo, explicarle cada actuación que hagamos, o simplemente hablar un rato con el paciente.

Un “poco” de nada es la correcta postura del paciente. Sí, el ventilador lo hace todo, pero ayuda que el paciente esté bien incorporado, lo que hace que el diafragma se mueva mejor. O liberar a los músculos intercostales del peso de los brazos, elevándolos con almohadas.

La primera vez que oí lo de “el O2 es un veneno” se me quedó grabado para siempre. Y sí, el O2 a dosis altas es malo, muy malo, pero debemos usarlo así. Incluso hoy en día no buscamos el 100% de sat. ¿Qué “poco” podemos hacer? Por ejemplo, no olvidar bajar el O2 cuando hemos terminado una prueba para la que era necesario subirlo.

Mantener las glucemias controladas con un protocolo de insulina iv en perfusión continua, puede disminuir la mortalidad en un 1-2% (según el estudio y tipo de paciente). Este 1% es un enorme “poco”.

No olvidemos lo “poco” que hace la movilización temprana del paciente, ya sea con cambios posturales o la movilización al sillón.

En la UCI del hospital de Fuenlabrada, recientemente hemos incorporado un nuevo “poco”, sacar a “pasear” fuera de la unidad a los pacientes que en determinadas circunstancias y ocasiones lo permiten. Meses después del alta, una paciente vino a vernos y me dijo que eso, para ella, fue un enorme “mucho”.

foto Enrique

Como veis todas estas medidas están basadas en la evidencia, (eso tan de moda de la EBE), no son cosas de perro viejo. Y con este artículo no trato de enseñar determinadas medidas, sino concienciar de la enorme importancia que en el paciente crítico tienen esos “pocos”. Por lo tanto, la enfermería de UCI debe seguir investigando, avanzando e incorporando todo esto a nuestro trabajo diario. Incluso podríamos hacer un “protocolo de enfermería de UCI de los pocos”, ¿por qué no? Seguro que todos tenemos en nuestro arsenal cientos de esos pocos que hacen un mucho.

En todo momento he hablado de UCI, pero no olvidemos que el hospital en todos y cada uno de los diferentes servicios, está lleno de diferentes “pocos”. Así que deberíamos seguir investigando e ir ampliando nuestra cartera con ellos, trabajemos en el servicio que sea.

Y a seguir trabajando…

Enrique García García

 

Nota del editor:

Enrique García García, es enfermero de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Fuenlabrada,  con más de veinte años de experiencia en la profesión, docente y tutor en grado y posgrado de Enfermería e investigador en el campo del paciente crítico. Agradecemos su colaboración en el blog a través de  esta interesante reflexión y su “teoría de los pocos”, que estamos seguros, no nos va a dejar indiferentes.

 

20 pensamientos en “La teoría de los pocos en UCI

  1. Marinela

    La verdad es que la teoría de los pocos se puede aplicar a muchos campos de la Enfermería.
    ¿Pero como aplicarla si sobre la Enfermería recaen cantidad de trabajo que nada tiene que ver con el campo de los Cuidados y nos vemosobligados a realizar?

  2. Elena de Paz

    Gracias compañero por esa teoría de los pocos¡
    Importantes y necesarios.
    He sido enfermera intensivista y ahora a pocos meses de jubilarme “repaso”esos muchos (tantos) y esos pocos (tantisimos) -en los que sería imposible llegar sin nuestras compañeras auxiliares,de las que tanto he aprendido-pues como decía repaso y veo los fallos y los aciertos que de todo ha habido.
    Que siempre tengamos ganas de formación
    Que siempre mantengamos la ilusión
    Así funcionará la teoría de los pocos
    Un abrazo

  3. Eva Alfayate

    Gracias Enrique por animarte a desvelar esos ” poco” que en realidad son un mucho de sensibilidad, humanizacion y aplicación de la evidencia científica.
    Si tengo que pasar por esta circunstancia en alguna ocasión, me encantaría que los profesionales que me ayudasen controlarán de lo “mucho ” y lo “poco”.

  4. Diego Luis

    Enrique cuanta razón.
    Ése poco que como dicen los ingléses incontable . Pero como dice el refranero español «un grano no hace granero pero ayuda al compañero.»
    Yo he estado 8 años con vosotros y he aprendiendo un montón y como ha cambiado todo. Pero eso de sacar a pasear a un paciente hace años era impensable ahora mira. Muchas veces hace más medicina una palabras que tanto antibiótico.

    Un abrazo para todos. Compañeros

  5. Sonia Barreda

    Me encanta…muchos y pocos,al final es nuestro trabajo,dia a dia,dia a dia,donde los muchos llenan las espectativas medicas ,familiares y enfermeras y los pocos a los pacientes,a nuestra conciencia y a nuestro hacer mas humano.Creo q esta teoria nos deja mas trabajo en la puerta,para que con ayuda d los pocos bien hechos engamos cada vez menos muchos q hacer.Un saludo compañero y enhorabuena por tus reflexiones

  6. Dr: Pedro Villalta García. Enfermero Uci/Quirofano.

    Enhorabuena Enrique por tus muchos “pocos”.
    Que buenas reflexiones si todos fuesemos capaces de aplicar estos “pocos”.
    Ahorrar sangre en la Uci es básico, pero aplicamos el ” ..esto se ha hecho siempre así..” planteémonos otro pensamiento, vamos a romper barreras, …pero el que lo intenta es poco reconocido, incomodo y molesto, porque cambiar la rutina es dificil y salir de la zona de confor es incomodo.
    Movilizar al paciente con el respirador y sacarlo al pasillo, levantarlo con un marcapasos transitorio, sentarlo con el hemofiltro, pacientes que en algunas circunstancias de pueden movilizar y no por utilizar cierta técnica, el paciente postergarlo en cama…el moverlo es un “poco” que es un mucho para el paciente, pero el profesional debe salir de esa zona de confort.
    Estos ” pocos” son aplicables en cualquier servicio y cuidados de Enfermería que préstamos , es un “mucho” para el paciente y un “poco” para el profesional, pero incómodo para otros….ojalá este protocolo o teoría de los “pocos” sea viral y podamos conseguir un “mucho” en nuestros cuidados, consiguiendo el reconocimiento profesional por parte de la sociedad e instituciones.

    Enhorabuena Enrique

  7. Sandra

    Gracias Enrique por hacernos recordar que esos “pocos” pueden ser algo más importante de lo pensamos.
    Pude elegir hacer las prácticas del Master de intensivos allí el año pasado y que buena elección.
    Sigamos trabajando en ese “poco” para que cada vez sea menos!

    Un abrazo a ese equipo de la UCI de Fuenlabrada!!

  8. William

    Muy interesante. Me queda la siguiente duda. Sobre la extracción sanguínea de la línea arterial, se debe desechar ese 2-3ml de sangre? . No se podría retornar al paciente?

  9. Ana Maria Piqueras Carrion

    Hola Enrique yo Soy auxiliar de UCI creo que somos las grandes olvidadas cuando habláis de UCI que somos las que os tienen todo preparado que se saben todos los protocolos para que podáis trabajar con rapidez y eficiencia que sabemos montar un ambu un respirador que cuando se para alguien podemos ser una más dando masaje etc que estamos siempre al lado del enfermero o medico que estamos junto a vosotros formando un gran equipo multidisciplinar que estamos ahi que somos muy muy humanas que acompañamos a familias que hablamos con los enfermos les damos de comer y nos cuentan su vida que conocemos sus vicios y sus costumbres hablemos de equipo por favor no sólo de enfermero y si no acordaros la primera vez que entrasteis en una UCI quien estaba siempre a vuestro lado quienes colocan las almohadas a quien prepara lo necesario para la hemofiltaciom etc..
    Por eso creo que soy parte de esos pocos que esto y contentísima de ser parte de esa UCI que es multidisciplinar dando ejemplo o sea parte de esos pocos
    Orgullosa de pertenecer a ese equipo.
    Ana.

    1. Enrique García García

      Sin ninguna duda sois parte imprescindible del equipo. Y por supuesto entráis en estos pocos, más muchos que son cosecha vuestra y que deben sumar. No olvidemos que los proyectos de Bacteriemia Zero, Humanización, Sueñon, etc, etc, sin la colaboración de TODO el equipo, no servirían para nada.

    2. Carolina Blasco

      Me ha encantado tu exposición y relato de auxiliar. Yo llevo 30 años de auxiliar de enfermería en UCI y estoy totalmente de acuerdo contigo.En un porcentaje altísimo,he recibido el agradecimiento de enfermería en cuanto a los consejos aportados,no por conocimiento de su carrera, que evidentemente no tengo, pero sí en relación a la preparación de la técnica a realizar,en la que he prestado mi servicio y he presenciado incalculables veces. Lamentablemente también he topado con algunas personas (escasas a Dios gracias)prepotentes que consideraban que debía callarme aunque fueran ellas las que no actuaban correctamente.
      Me gusta mi trabajo.Ver salir a un paciente a la planta y saber que he colaborado un poquito en su curación me es muy grato.

  10. Fuensanta

    Buenos días! Agradecerte Enrique la aportación que nos haces, ver que los mínimos detalles son valorados en nuestro campo profesional. Llevo 2meses en la uci del H. Carlos haya de Malaga (contrato de verano) y en tan poco tiempo, se debe aprender a marchas forzadas la dinámica de trabajo allí, y se aprende mucho, gracias a compañeros y al esfuerzo que mantenemos. Pero, en el poco tiempo que llevo, ha sido suficiente, para darme cuenta, de que esos “pocos” que nos comentas son muchos, de su importancia, y desde que he leído tu escrito, le doy vueltas y se me ocurren varios “pocos” que ayudan al confort de la persona. Entre ellos, podría destacar algunos como un buenos días Maria a la paciente del 19, consciente que lleva dos meses con nosotros, la colocación de una compresita que acolche en el cuello la cinta del tot, una posición alineada de la cabeza en pacientes con sensor de pic (los demás tb), una compresita que acolche en cada cosita minúscula (sv, electrodos, filtro del respirador…)que en un pte edematizado causa marcas e incluso upp al tener piel de cebolla, vaselina en los labios… aún así, me queda mucho por aprender. Gracias por este artículo, enseñarme algo más, y valorar nuestra profesion. Un saludo.

    1. Enrique García García

      Muchas gracias por el comentario. Sobre el personal de nueva incorporación, ánimo en vuestro camino y recordar que todos estamos ahí para ayudar en lo que sea. Y no olvidemos que este personal “nuevo”, puede y debe aportar una visión más “fresca” a nuestro trabajo.

  11. Beatriz Chaves Cuñado

    Muy, muy bueno Enrique, para reflexionar y recordar la importancia de esas cosas que pasan desapercibidas, esos “pocos”, que sin duda para el paciente son mucho…a veces todo.
    Gracias por compartirlo,orgullosa de tenerte como compañero de esos pocos, afortunada de seguir aprendiendo! !!! Un abrazo

  12. María Belen Jiménez Díaz

    Bueno soy enfermera de uci y parte de esos poco , aún siendo consciente de que he de hacerlos para mejorar el fin de todo que es “el paciente ” , pues no hago por casi siempre lo mismo , el dichoso sistema y falta de tiempo .
    Me ha gustado que se me recuerde y eso hace que lo tenga más en mí mente y sea más consciente .
    Hacer el trabajo bien , es para lo que estamos aquí , en la uci , y para procurar el mayor bienestar posible .
    Gracias por este artículo y gracias por recordarnos que tratamos a pacientes .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *