NIGHTINGALE & CO

LA TEORÍA DE LOS POCOS Y EL TRABAJO A DESTAJO

vendimia--644x362

Enrique García García

Es ya un clásico ver en los medios de comunicación cada cierto tiempo, cómo nuestro sistema de salud se colapsa. Plantas cerradas, urgencias colapsadas, falta de camas de UCI, centros de salud cerrados, etc. A nivel de planta, también es costumbre ver cómo en vez de 5 enfermeras y 3 auxiliares en un turno, estamos 4 y 2, por ejemplo. Todo esto hace que tengamos que cambiar nuestra forma de trabajar, que pasemos de la “calidad de la atención”, al “sobrevivir” o al “que no pase nada”.

6fecb0b8-7c35-4de2-8f3a-e4a2a6b2dd11

Pensando en todo esto, he recordado un día, hace mucho tiempo, cuando en unas vacaciones de verano fui a vendimiar por tierras manchegas. Mientras estábamos trabajando, en el campo de al lado apareció una cuadrilla que en cuestión de segundos y cual plaga de voraces langostas, acabaron con toda la uva de ese viñedo. Tan rápido como llegaron, se fueron.

Lo que me dejó perplejo fue comprobar la cantidad de uva que dejaron sin recoger. Mi compañero, aportando sus más de 70 años de experiencia, me lo explicó (junto a otras “realidades” de la vida, que no debo contar aquí), me dijo que nosotros estábamos contratados como jornaleros, cobrábamos un sueldo por día y teníamos que recoger toda la uva del campo. Los otros trabajaban “a destajo”, cobraban por kilo recogido, por lo que cogían lo más gordo y en el menor tiempo posible. Al  dueño del campo pequeño le interesaban los jornaleros para perder la menor cantidad posible de uva. Al del campo grande, en cambio, le interesaba recoger la mayor cantidad posible en el menor tiempo, ahorrándose jornales a cambio de perder cierta cantidad de uva.

En sanidad, es en estos momentos de reducción de personal, donde pasamos de trabajar como jornaleros a trabajar “a destajo”, tenemos que sacar la mayor cantidad de trabajo en el menor tiempo posible. Se ahorran jornales a cambio de perder determinada cantidad de “uva”.

Y es aquí donde viene la teoría de los pocos que presenté en este blog:”La teoría de los pocos” . En ella exponía que esos “pocos” eran todas aquellas actuaciones que hacemos a diario en los hospitales, para mejorar el estado del paciente y evitarle un daño mayor. Como ejemplo estaban los famosos proyectos zero. El problema es que el trabajo “a destajo” y esos “pocos” SON INCOMPATIBLES. Cuando en el hospital trabajamos “a destajo”, la primera uva que dejamos sin recoger porque no da tiempo, son esos “pocos” y si se agrava la situación, por lógica, empezaremos a dejar sin recoger algunos “muchos” ya que al organizar nuestro trabajo, tenemos que hacerlo según el principio de PRIORIZAR.

portada-1-300x162

Si hablamos de uvas, es fácil, a tanto el kilo de uva, tantos kilos no recogidos y tantos jornales ahorrados. Sencillo. Pero en sanidad es imposible aplicar esta fórmula. Primero porque no trabajamos con viñas, sino con personas. Segundo porque no cortamos y trasladamos uvas, sino que aplicamos cuidados, tratamientos, diagnósticos, etc, etc. Y tercero porque una uva perdida, vale X, pero con el sueldo de un mes de una enfermera, no pagamos el tratamiento de una neumonía nosocomial evitable.

5 pensamientos en “LA TEORÍA DE LOS POCOS Y EL TRABAJO A DESTAJO

  1. Teresa saldaña

    Qué buen simil Enrique.
    Yo tb lo vivo así.
    ?Donde están la calidad y la seguridad de los pacientes, sobre las que se han hecho tantas campañas?
    Hay muchas guardias en que mi único objetivo es “sobrevivir”, que no se muera nadie…
    Es terrorífico trabajar con esta presión.
    Gracias por contarlo.

  2. Zulema

    Buen símil, para entender la misma cuestión compartida. Ya explicaremos, cómo y en qué redunda las uvas que no se recogen o se pasan de largo.

    1. Enrique García

      Gracias. Será interesante estudiar a fondo ese tema. Yo trabajo en UCI, y el otro día lo hablaba con una compañera de medicina interna, me explicó alguna de sus uvas…

  3. David

    Buen ensayo. Así me siento…bajas laborales, escasez de recursos, reagudizacion de pluripatologias en pacientes complejos, colapso de las urgencias…..y a trabajar como jornaleros. Primero atender la emergencia, luego tto medicos farmacológicos y diagnósticos, seguido de curas y necesidades fisiológicas del paciente (alimentación, aseo, movilidad), la asepsia y prevención de contagios por último. Seguridad del paciente y trabajadores pasa a tercer plano…lo importante es ubicar en espacios a los pacientes así como mantenerse callado no vaya a ser que al llegar al final de la jornada….la renovación, la zanahoria de la carrera profesional, la OPE, los interinos o incluso las movilidades no lleguen a consolidarse. En definitiva…muy bien traído a colación el símil del jornalero, enorabuena. Bien venidos al camino de una sanidad publica de la beneficencia.

    1. Enrique García

      Has explicado perfectamente la priorización de nuestro trabajo en estas condiciones. Y también tenemos que añadir las prioridades marcadas por la dirección o la ley, no puede faltar el comentario de enfermería y a cambio sí algún cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *